sentirte más seguro a la hora de ligar

Cómo sentirte más seguro a la hora de ligar: 3 claves para tener más confianza

Algo que necesitas que tener para ligar más y mejor es, sin duda alguna: Confianza

La confianza es un aspecto atractivo tanto para hombres como para mujeres, y solemos sentirnos más atraídos y conectados a personas con un grado similar o incluso superior de confianza. 

Pero si sientes que tu grado de confianza a la hora de relacionarte con mujeres no es muy alto, especialmente con aquellas que te gustan, ¿cómo puedes conseguir sentirte más seguro a la hora de ligar?

Existen técnicas que te ayudarán a entrar de forma más natural y espontánea a la persona que te gusta e incluso métodos para entablar conversación (Te lo cuento todo en mi artículo: Técnicas de seducción ética )

Los grandes culpables que te impiden sentirte más seguro a la hora de ligar, son esos mitos y creencias sobre la seducción que aún sostienes.

Sin embargo, tu falta de confianza no siempre va de la mano de una falta de habilidades si no que muchas veces los culpables son una serie de creencias o planteamientos base sobre la seducción que te perjudican.  

¿Quieres saber cuáles son y cómo superarlos para tener más confianza? Sigue leyendo….

1.Olvídate de la idea de que  “las mujeres son las que deciden y eligen”.

Es un mito muy extendido que te ha estado boicoteando desde hace mucho tipo. La forma en la que éste paradigma te ha hecho ver la realidad de la seducción se resume en dos lineas:

Que las mujeres tienen muchas opciones, y por ello son las que “examinan” y por tanto, deciden.

Que tu rol como hombre es el de intentar impresionar, siendo el mejor para “sacar buena nota” para ser elegido. 

Esta creencia tan extendida se ve reforzada por tu propia experiencia y la de tu entorno: te acercas y te relacionas con mujeres intentando agradar y seducir impresionando de mil maneras posibles… Y en gran número de ocasiones esa persona te rechaza o simplemente, se muestra indiferente a tu despliegue de “masculinidad”.

De esta manera se fortalece tu visión de la seducción como otra forma de competición y casting permanente.

Mi pregunta es:

¿Qué te impide sentirte más seguro a la hora de ligar? ¿Qué te impide a ti decidir y elegir también? ¿Será que lo estás haciendo y no lo sabes? 

A.Si eres de los que da el primer paso, ya estás eligiendo a quién acercarte:

Si estás en un evento social o en algún tipo de actividad con más gente, acercarte a ella y no a otra persona, ya es un forma de elección. Por lo tanto, ya de inicio no es ella la que filtra y elige, sino que eres tú.

B.Quien da el primer paso tiene el poder:

El poder otorgado de retirarse si la persona elegida no está a la altura de sus expectativas. Quiero decir, que ella sea atractiva a tus ojos, es lo que te ha hecho dar el primer paso. ¿Y ahora qué? ¿Qué más?

C.Pero por supuesto… es fundamental que rompas el hielo de forma contextualizada, natural y con confianza:

Pero dicho esto, si tú has hecho un acercamiento agradable y cómodo para los dos  y ella no responde de forma positiva, amable y con un mínimo de educación y empatía (como deberías esperas de cualquier persona en cualquier entorno) no debe entrar en tu lista de standards mínimos para continuar la conversación. 

Es decir, su comportamiento ante ese primer contacto, le hará pasar o no, tu primer filtro. 

Pero seguimos con el ejemplo. Imaginemos que comenzáis a conversar o incluso que ya os conocíais de antes… En vez de intentar gustarla, decir “lo correcto” o acertar para seducirla, redirige tu foco.

¿Tiene ella las cualidades para conectar contigo? ¿Sois compatibles en cuanto a personalidad? ¿Tenéis el mismo nivel de confianza y autoestima? Llena la lista de preguntas como te de la gana, pero hazlo.

Y no importa que sólo busques relacionarte con ella de forma física, la compatibilidad de caracteres es básico para una buena química sexual. 

Por lo tanto, como ves, en vez de estar intentando impresionarla, re-enfoca tu energía en conocerla y averiguar de forma genuina si esa chica te atrae y te te interesa de verdad.

Porque ¿sabes qué?

Ella, en este mismo momento, también lo está haciendo contigo. 

Cuando alguien siente que está siendo “testado”, su respeto y percepción del valor hacia la otra persona aumenta, ya que siente que si el otro le examina es porque realmente merece la pena.

Tú ya has estado en esta posición muchas veces, por lo tanto sabes bien a qué me refiero. 

2.Algo innegociable: Tienes que divertirte ligando.

Ligar es divertido. Conectar con gente que nos atrae es apasionante. Flirtear y seducir de forma ética es una sensación genial que nos llena de energía.

Pero si para ti ligar y relacionarte con mujeres es un trabajo pesado, un trámite o algo que te incomoda, debes revisar cómo vives e interpretas la seducción y el motivo por el que te resulta tan poco divertido y fácil.

¿Es por la falta de habilidades? ¿Es porque relacionas ligar con un algo arduo y tedioso? ¿Estás ligando con personas que ya de entrada no están en tu liga, complicándote el proceso? 

En este sentido, unas sesiones de coaching podrían ayudarte, consúltame por Telegram o por email para saber cómo funcionan y cómo podrían servirte a ti.

Si quieres sentirte más seguro a la hora de ligar, divertirse es parte fundamental del proceso.

Por otro lado, y siguiendo con el punto anterior es importantísimo que en tu lista de “standards” para sentirte atraído e interesado en una mujer esté un valor fundamental: Que a los dos os sea divertido relacionaros.

No es sólo que se ría con tus bromas. Hablo de que sea dinámico y que los dos seáis proactivos en cuanto a añadirle risas y química al proceso de ligaros mutuamente. 

3.No te tomes ningún NO como algo personal. 

Ya sea un NO, una cara indiferente o simplemente una excusa para que te alejes en el primer contacto es suficiente para que no vuelvas a intentarlo.

Un no es un no. Y punto. No insistas por favor. 

Eso sí, no te lleves ningún NO contigo. 

¿Entiendes que quiero decir?

Ninguna forma de rechazo es algo personal. Y sí, sé que es fácil decirlo. Pero es la verdad, porque:

  • Que no les gustes, que no le apetezca conocerte o pasar tiempo contigo, que no hayáis conectado… no te quita valor de ningún tipo.
  • Tú sigues siendo tú. Si esa persona no conecta contigo, no le gustas, no se siente atraída… es simplemente porque no es la persona, ni el momento ni el lugar. 

Es decir, si ella es borde, te muestra señales de semáforo rojo, te habla pero mantiene distancia… no es que tú lo estés haciendo mal, no hay ningún problema en ti, si no que simplemente no habéis conectado (y eso es una responsabilidad al 50%). 

No te debe importar la razón de ese NO. Pero si aún así te preguntas el motivo, quédate con éste:

Lo más probable es que sea un NO porque no le gustas y punto.

Pero te recuerdo que el no gustarle a alguien es uno de los primeros aspectos de tu lista de standards para que tú puedas sentirte atraído con alguien.

Edúcate a ti mismo para que el hecho de no gustar a alguien sea motivo suficiente para que a ti también te deje de gustar. 

Conclusión 

La confianza es un músculo que se ejercita día a día.

Existen muchas situaciones naturales en el terreno de las citas, la seducción y el ligoteo que pueden provocar cierta inseguridad, porque todos, en mayor o menor medida tememos el rechazo.

Sin embargo, tu forma de entender las relaciones, y la seducción tiene mucho que ver con tu comportamiento y tus “sensaciones” a la hora de ligar. 

  • ¿Qué significa para ti ligar? ¿Lo ves metafóricamente como “irse de pesca“?
  • ¿Sientes que tus probabilidades son mínimas? 

Como digo, una de las primeras cosas que trabajo con mis clientes en sesiones de coaching de seducción ética es qué significa para ellos este concepto.

Re-definir, re-educar y darle un significado igualitario y real a su percepción sobre las relaciones es un paso fundamental para  ayudar a generar confianza a la hora de ligar.

¿Quieres saber cómo podría ayudarte a ti también? Escríbeme un mensaje directo por Telegram o un mensaje y pregunta por las pre-sesiones online gratuitas de 40 minutos. 

Comparte este artículo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp