pregunta-que-es-lo-que-somos

Qué es lo que ella realmente quiere saber con la pregunta: “¿Qué es lo que somos”?

Has estado saliendo con ella varias semanas ya. Hay buena conversación, buen sexo, muchos momentos juntos y claramente disfrutáis de la compañía de uno y otro… y en un momento dado, cuando todo parecía que iba genial, ella te suelta la pregunta:

¿Qué es lo que somos? 

Pero ¿por qué es tan importante para ella saber qué sois? ¿Es que no le parece suficiente lo bien lo que lo pasáis juntos? ¿Busca exclusividad y compromiso por tu parte? Tu lo tienes claro, ¿por qué no está claro para ella?

En este artículo te cuento todo lo que siempre has querido saber sobre la pregunta “Qué es lo que somos” y la importancia y búsqueda de etiquetas en las relaciones personales.

Hace unos días, un amigo mio me confesó que no supo enfrentarse a la pregunta de qué somos cuando la mujer con la que llevaba varios meses saliendo le hizo esta pregunta.

En realidad él se divierte mucho con ella y disfruta de su compañía y tiempo juntos. Y tiene claro que no es sólo sexo: Hay conversaciones interesantes, aprecio mutuo, mimos y amistad. Pero simplemente, él no se ve a largo plazo con ella y para él era claro y evidente que los dos lo veían de la misma forma, aunque no lo hubieran hablado antes.

¿Qué es lo que somos? Es exactamente eso

Lo que quiere decir ella con esta pregunta es exactamente eso. Y responder a esa pregunta está motivado, con mucha probabilidad por los siguientes puntos:

  1. Porque lleváis un tiempo saliendo y compartiendo momentos de intimidad y comienza a sentir algo por ti.
  2. Porque quiere saber cómo te sientes hacia ella y valorar el estado de vuestro vínculo/relación.
  3. Porque no sabe qué puede esperar de ti.
  4. Porque desea oficializar vuestra relación en una relación de pareja.
  5. Porque quiere más de la relación que tenéis y siente que existen ciertos límites no-hablados.
  6. Porque no sabe definir con una etiqueta el tipo de relación que tenéis para sí misma y para los demás.

¿Pero por qué esa necesidad de buscar una “etiqueta” que defina el tipo de relación que se tiene?

Para muchas personas no se trata de ponerle “nombre a vuestra relación” porque sí. Las etiquetas son palabras que categorizan las relaciones y nos ayudan a gestionar 2 cuestiones principales:

  • A gestionar expectativas:  En término de qué puedo esperar de ti en este vínculo/relación que tenemos. Y eso engloba más cuestiones: Cada cuánto tiempo está bien que nos veamos/hablemos. Exclusividad sí o no (¿podemos/queremos ver a otras personas, tener sexo con otros…?), etc.
  • En lo social: Cómo explico a los demás (amigos, familia, personas cercanas) el tipo de relación que tenéis. Especialmente si pasáis mucho tiempo juntos y compartís experiencias sociales dentro de su entorno.

En sociedades actuales en las que aún predomina el marco de las relaciones hetero-normativas (hombre-mujer relación exclusivamente monógama) existen tan sólo 4 etiquetas disponibles y preconcebidas que nos dan un sentido preestablecido de las expectativas: espos@, pareja, amig@, follamig@ (Escaladas por orden de “importancia emocional).

Es decir, si eres pareja de alguien, la expectativa queda respondida con una serie de normas no escritas en torno a lo qué cada uno de vosotros puede esperar con respecto al otro. Eso englobaría temas como la fidelidad, la exclusividad sexual y emocional y la etiqueta de “novio/a” a nivel social, un contacto diario o casi a diario, pasar mucho tiempo juntos, etc.

El problema surge cuando las propias etiquetas se nos quedan cortas y son poco utilizables para definir el tipo de relación que mantenemos con una persona.

En otras palabras…

Si habéis compartido buen sexo y momentos de intimidad en el que habéis creado lazos emocionales, según el modelo establecido, ya no encajáis en la etiqueta de “follamigos o de amantes casuales”.

Entonces, cómo responder a la pregunta ¿qué somos?

Si tienes claro que quieres una relación con ella, ésta es la oportunidad para plantear las bases del inicio de vuestra relación.

Pero en el caso de que no lo tengas tan claro, una conversación honesta al 100% y contestar a esta serie de preguntas os ayudará a encontrar un punto de encuentro:

  • ¿Qué sentimos el uno por el otro?
  • ¿Qué tan importante es para ti definir en este momento el tipo de relación que tenemos?
  • ¿Estás satisfecha con el tipo de relación que tenemos? Si no es así, ¿qué te lleva a no estarlo? ¿Falta compromiso, cuidado, afecto, tiempo juntos, comunicación, exclusividad…?
  • ¿La necesidad de saber qué somos nace de una presión social o del entorno familiar/amigos?
  • ¿Qué esperas que cambie al definir la etiqueta de la relación?
  • En caso de que no esperas que cambie nada, ¿qué te lleva a preguntar?
  • ¿Cabe la posibilidad de que creamos nuestra propia etiqueta “nombre para esta relación” con nuestras propias normas que pueden separarse de lo establecido?

Estoy convencida de que estas preguntas os llevarán a otras muchas y con ello, si realmente hay interés por mantener el vínculo creado, podréis llegar a buen término. Por otro lado, te recomiendo también que leas el artículo de 25 preguntas a hacerse en el inicio de una relación.

Recuerda que puedes contactarme por Telegram, correo electrónico o por mis redes sociales y plantearme tus dudas, cuestiones.

Comparte este artículo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp